Quiénes somos

 

Bienvenido a nuestro sitio web

Hotel Refugio Pozo Azul Ltda - Naturaleza
 
Hotel Refugio Pozo Azul, oasis de paz desde 1974 Construido por Gary Clemens, un ingeniero de petróleos estadounidense que hace cuatro décadas llegó a Colombia a trabajar y se enamoró del paisaje del lago de Tota, el Hotel Refugio Pozo Azul se levanta a orillas de un ‘mar interior’ del departamento de Boyacá.

Este cuerpo de agua, que mide 55,1 kilómetros cuadrados y tiene una profundidad promedio de 58 metros, ofrece paz y tranquilidad a los viajeros. Hasta aquí se llega por tierra luego de un viaje de tres horas y media hacia el norte desde Bogotá. En este lugar es un placer quedarse viendo las estelas que patos y botes de pescadores de trucha dibujan en la superficie del lago, convertido en un espejo azul cuando las nubes le dan paso al sol.
 
Pocos hoteles tienen un encanto particular, y este es uno de ellos. Aquí, en el Hotel Refugio Pozo Azul, ha habido varios matrimonios y una vez su paisaje romántico fue el escenario en el que un hombre enamorado encontró el sitio perfecto para proponerle matrimonio a su novia: el centro del lago, mientras hacían un recorrido en lancha. En su estilo arquitectónico colonial americano se destaca la piedra labrada de las paredes, sólidas y gruesas. La madera se utilizó en el piso del segundo piso, mientras que en el del primero el protagonista es el ladrillo.
 
Hotel Refugio Pozo Azul cuenta con 15 habitaciones (siete tienen vista al lago y ocho dan al jardín). También hay dos cabañas, cada una con chimenea y capacidad para albergar hasta cuatro personas. Igualmente, las chimeneas hacen más acogedores espacios comunes como el comedor, el salón principal, el bar y la sala amplia del primer piso en la que los huéspedes se reúnen alrededor del fuego.

El jardín, muy bien cuidado, tiene árboles nativos como arrayanes, mortiños, pinos romerones y laureles. Los colores los ponen las hortensias, con sus tonos azules y violetas, y otras flores, entre ellas lirios amarillos, rojos y blancos.
 
Hotel Refugio Pozo Azul Ltda - Naturaleza Laguna de Tota
 
Los visitantes vienen al hotel a disfrutar del paisaje y de la tranquilidad, pero igualmente a pescar, caminar, dar paseos en lancha, montar en bicicleta por la carretera y también en bicicleta acuática.

Un plan imperdible en el Hotel Refugio Pozo Azul es saborear la trucha, que aquí se prepara de 12 maneras distintas. Entre otras, se cocina a la criolla, con tomate y cebolla larga típica de la región; al camarón; a la plancha y ahumada con hojas de aliso, un árbol nativo que crece en el jardín y que se usa para reforestar terrenos debido a su rápido crecimiento y a que da albergue a pájaros como copetones, chisgas y palomas.